Antología poética: ‘Umami’ Un Corazón Erotizado.

¡Hola a todos!

Mi nombre es Iris “Quinny” Martínez Hernández. Tengo 41 años, nací en las islas de San Andrés, Providencia Y Santa Catalina, Colombia; actualmente vivo en Barcelona, España. Lo voy a intentar tan fuerte que al fracaso le costará no dejarme el camino libre; si me caigo me levantaré, pero nunca dejaré de escribir, me lo he prometido a mí misma.

Fotografía de: Daniel Esteban Aguilera.

“El caribe corre por mis venas, y a pesar de la distancia no hay nada que me saque ese calor del cuerpo.”  Quinny Martínez Hernández

Mar de San Andrés Islas.
Marca San Andrés islas.

Soy Periodista, profesión que ejercí durante más de 15 años; fui una niña precoz a pesar de la disfuncionalidad familiar en la que crecí. Amo ser reportera, siempre al pie de la noticia; debo confesar que me gustan las emociones fuertes, y si bien esto se trata de escribir, no es lo mismo hacer crónica roja o un reportaje periodístico. Empecé a escribir poesía erótica hace cuatro años después de una ruptura dolorosa, y de manera muy torpe. Escribir poesía, relato o novela, es una cosa muy diferente; involucra la intimidad de las emociones y a mi entender, es necesario transmitir ese sentimiento. Mis primeros poemas me ruborizan; no por el contenido en sí mismo, ni por la carga erótica, me ruborizan porque estaban terriblemente escritos. Les faltaba ritmo, sentimiento, forma, fondo, y la puntuación era terrible; la poesía es exigente y a mí me lo hizo entender a punta de reescribir. Sigo en ello, pero aún así me atreví a crear este blog y la acogida fue buena; eso detonó un sin fin de emociones y aquí estoy. Cuatro años después de un recorrido bonito, presentándome a diversos concursos, haciendo esto que ya es la vida que quiero, y lo que me gusta.

Después de un camino generoso y didáctico nace: ‘Umami’ Un corazón Erotizado. Detrás de esta maravillosa portada del barranquillero, y maestro en Artes plásticas, Gabriel Acuña Rodríguez, hay más. ‘Umami’, es mi primera vez en solitario. Esta antología poética trae consigo la recopilación de mis primeros tres años como bloguera, aprendiz de escritora y poeta. Recalco con mucha insistencia que estoy aprendiendo, emprendiendo y compartiendo desde la memoria de mis emociones todo lo que late desde la verdad de mi corazón erotizado. El epílogo ha sido escrito por Ethel Bent Castro, periodista isleña con la que me une la sangre y el amor profundo que sentimos la una por la otra. Recientemente alguien me preguntó: ¿crees que serás capaz de mantener el ritmo y vivir de esto? ¿te crees capaz? mi respuesta fue sencilla: “Lo voy a intentar tan fuerte que al fracaso le costará no dejarme el camino libre; si me caigo me levantaré, pero nunca dejaré de escribir, me lo he prometido a mí misma” Bajo la premisa de esta promesa que se me ha metido entre pecho y espalda, les invito a seguir acompañándome.

‘Umami’ es amor, es la pasión que siento y que me produce el hombre con el que comparto esta parte de mi vida. ‘Umami’ también es producto de conversaciones repentinas, de una flor que me inspiró, de los ojos de una hermosa mujer, de las emociones que me transitan y que me puede hacer sentir cualquiera de ustedes. ‘Umami es la reivindicación de féminas erotizadas. ‘Umami es el resultado del amor que siento por las mujeres de mi vida que son todas las del mundo. Como dijo Tiriri: ¿quién soy yo para negar amor? Amando más y enamorándome menos. !’Umami’ somos todos! 

Esta antología ha sido editada por Diversidad Literaria, en Madrid, España.

Fotografía de: Daniel Esteban Aguilera.
Fotografía de: Daniel Esteban Aguilera.

Para adquirir la antología: https://www.diversidadliteraria.com/

Como mujer racializada, criada en el caribe colombiano, bajo los estrictos comparendos morales de un padre tirano, tomé hace mucho la decisión de no dejar de escribir acerca de lo que siento. Y si para escribir lo que siento tengo que recurrir a mis recuerdos de cama, son mis recuerdos, y nadie puede decirme qué hacer con ellos.

Quinny Martínez Hernández.

Fotografía de: Daniel Esteban Aguilera.

Construyamos algo juntos.