Poesía

Estas ganas…

Besarte y quedarme con ganas de más,

ese más que ni llegando acaba con el hambre que te tengo.

No puedo pasar el pestillo a pesar del peligro que hay en este barrio de gente loca, tan loca como yo…

Necesito tenerlo todo cubierto,

preveo que llegues y esté todo dispuesto, mientras desnuda y despierta te espero.

No duermo.

Te quiero a todas horas.

Este pálpito no se me va de entre las piernas, me está volviendo loca.

Me gustas y quiero acostarme contigo en un orgasmo de eterna concupiscencia.

Fotografía tomada de Pinterest.

Poesía

Eco…

Me encuentro de frente con tu inconfundible mirada, y con esas pestañas enormes que acuden a tus ojos escondiéndolos del sol, abrazándose a la sombra que acentúa su brillo.

Esa boca angelical, tus diminutos labios que se enredan entre sonrisas provocando a mi imaginario, vislumbrando el anhelo de besos alterados.

Tus manos casi infantiles hilando la ternura de esas caricias que anhelo, atrayendo mariposas a la boca de mi estómago, así como el hambre acude a las entrañas del recién nacido ternero.

Me he quedado prendada del vaivén de tus caderas, acompañadas por tus pasos se muestran firmes, como rocas a la espera de quien escala desafiante la cima de sus deseos.

Con el olor de tu presencia me despojo de toda vergüenza para internarme en laberintos lascivos que sólo conoce mi mente…