Poesía

Pasión prieta

Aprieto fuerte entre los dientes esta pasión fiera de lo desconocido.
Nada es negado a la curiosidad de mis antojos rojos.
Cuando no lo encuentro lo escribo.
En mi estómago mariposas de infierno huyen de antiguas sensaciones.
Montones de letras se acumulan  a la puerta de estos versos,
queriendo recibir invitación para juntarse y convertirse en palabra.
Nadie daba un centavo por esto,
me refiero a la poesía que sale desde mis adentros.
-Una negra escribiendo acerca del amor y el sexo-
-Poetizando emociones de erecciones y humedales en celo-
Haber ignorado sus palabras de encierro me sirvió para echar a andar corriendo.
No me dí cuenta hasta que vi las huellas de sangre que dejaban las plantas de mis pies,
las traía desnudas.
Huir con lo puesto,
producto de aquella pesadilla llena de seres incapaces de tocarse la nariz con un dedo.
Eróticos y efervescentes son los versos que en mi ombligo nacen,
camino de una cuna adornada con nanas anti espanto,
que escriben con su canto,
Nanas del alma mía.
transcribo los rumores de vulvas indiscretas secreteando de esquina en esquina.
También me llegan orgasmos de carne y hueso quedándose dormidos nada más nacer.
Amores ideales.
Pechos en gravedad y promiscua alevosía,
viendo a la niña crecer.
No es más el que más tiene.
Grande también es aquel que no tiene y se siente en la gloria bendita del desamparo,
llorando agitada,
siendo carne, este es mi cuerpo.
Desprendiéndome del hueso del oprobio.
erotizando el enfado…


💜🖤❤️
#erotismopoético
#poesíaenespañol
#erotismo
#quinnymartínezhernández
#plentylove
#placerlíquido
#amblackamproud
📷: @layover_art
✏️: #Bufélibredepalabras

Poesía

Cerati

La enfermedad de mi inconsciente obsesivo con tu figura.

De la nada resulta el balbuceo de tu nombre en medio de algo que nada tiene que ver contigo…

La soledad que llevo agazapada en el susurro de mis ojos se torna acuosa, deslizándose veloz por mis abultadas mejillas.

Llevo noches soñando contigo, con tu desnudez propiamente dicha.

Me entretengo con la música que hemos compartido, y emerge desde la tumba Gustavo, acelerando los latidos de mi corazón atribulado y con ganas de roce…

Llamo al orden a mi voz interior con un único fin, que ponga todas sus fuerzas en traerme de vuelta el recuerdo de nuestra última velada…

Apareces vestido de deseo, rompiendo entre mi imaginación y esta realidad inventada, mientras tanto, siento que que me mojo.

Me prendo de tus labios carnosos, ajustando mis ganas a tu cuello, necesitas saciar este antojo; tus manos enormes rompiendo el cielo de mi cordura, desvistiendo al tiempo con holgura.

Tú y yo, sentados ante el portal de nuestras carnes, haciendo una fiesta de diminutas pasiones que se unen para endulzar nuestros planes.

Me deshago a goterones que se deslizan entre tus dedos, luego llega tu lengua surcando mi vientre, atravesando el fervor de mi ombligo, derrapando por las curvas que marcan los estrechos de mi ingle ardiente.

Saliva, succión, temblores, gemidos.

Estalla la previa de lo que luego se convierte en una señora erección, con sus consecuencias torrenciales…

Me quedo aquí, durmiendo este recuerdo, contigo y con la canción de fondo.

“Gracias totales”

Ilustración de: @phillipdvorak

Poesía

Mar y montaña

Hacer el amor en colores.

Tendidos en el frío suelo, calentado las baldosas con el calor de nuestras manos.

Sosteniendo la mirada sin censura, orquestando gemidos pospuestos…

Suenan las notas de saliva y arañazos a la mitad de este texto…

Palideces de la emoción. Repentinamente tus mejillas emergen rosita osadía, calentándote la cara y los huesos.

Tú el blanco y yo el negro de esta cantata afroespañola, paseándonos a orillas del Duero, pasos que se elevan y caen de lengua en el meridiano 82 de mis orígenes raizales.

En esta pretenciosa mezcla se van fundiendo los colores del principio, revelando su pureza en los cristales de tu río, apurando sus temblores hacia los azules de mi atlántico, una y otra vez…

Te amo en pausa y con ruido; te amo aún sabiendo que me voy primero…

Lo que tenemos está tatuado a fuego; la tinta que emerge de esta hoguera con el olor del humo, es un para siempre difícil de eludir, sabiéndonos en constante erección…

Poesía

Pesquisa

A ver si te encuentro.

Tengo ganas de consumar lo que hemos venido tejiendo en la distancia imaginaria de estos silencios a veces tan hostiles.

Llevo el perfume que tanto nos gusta, el carmín con sabor a fresa, las bragas de color rosa y chocolate para amenizar la fiesta…

A ver si te encuentro y por fin doy vuelta a la página de este libro ilegible;

escrito en el idioma de los tontos perdidos en desiertos de conjetura e inconforme andadura.

A ver si te encuentro y le cierro de una vez por todas la jeta a la concha que me dio mi madre…

No hace más que quejarse por la falta que le hace comer carne; yo lo intento de todas las maneras:

Le meto mis dedos a la boca,

le he comprado un aparato de esos que vibran,

le canto canciones de cuna,

le doy de beber agua fresquita, pero nada…

Ella quiere de eso que no encuentro… y no para de tirar de mi.

Tengo claro que si te encuentro, tiene que ser mutuo, y no por necesidad.

Para gañir necesito arder en deseo…

historias de fémina...

Banquete estival – Cacoethes Scribendi.

Masticando versos…

MasticadoresEros

Audio original en la voz de la autora.

Y toda mi boca

se llena de tu río.

Orilla a orilla,

sabor a musgo.

Olor a cosecha,

huerto secano.

Ribera soleada.

El Ebro entero

recorre mi lengua.

Un glaciar licuado.

Ecos de catarata.

Y cantos del junco

vacilan la brisa.

Me tientan el labio

y toda mi boca.

Ver la entrada original

Poesía

Arrabalera

Viene del sur de esos encantos con olor a deseo.

Va embutida en algo que nadie logra descifrar.

A los pies de los caballos de una suerte puta.

Vendiéndose sin saberlo de esquina en esquina,

con la espalda mojada, y el corazón reseco.

El cantar de sus caderas,

la estridencia de su andar.

Lleva el sello de la resiliencia tachado en la línea negra de sus ojos,

macera entre aguardiente sus pasos, con la entrepierna casi al descubierto.

Y su melena sacudiendo la terquedad del humo del cigarro que va quedando atrás.

No la puedes poseer si ella no te lo pide.

Sus polvos no son baratos,

dicen que con ellos a más de uno ha matado…

Si le tocas el alma con la fibra de tu canto será tuya para siempre, al módico precio de un cigarro y algo de pan…

se mueve como nadie, eso dicen.

Un viaje de ida y vuelta a ninguna parte que se conozca…

poseedora de un coño ardiente,

eso dicen…

La llaman arrabalera.

Muchos piensan que está loca,

grita cuando quiere, y si quiere llorar, llora…

Arrabalera sin dueño, sin ley, sin auxilio ni socorro.

Desde su piltra raída invoca en sus plegarias a la esquiva muerte,

se escuchan a través de la ventana sus rezos como en romería.

Arrabalera valiente,

bala perdida, chucha caliente…

historias de fémina...

REconoce

¿Y qué decir de las curvas que envuelven la silueta de una máquina perfecta…?

Colores, olores, sabores tan únicos como deliciosos:
Negras.

Blancas.

Mestizas.

Firmes, lacias.

Conformes e inconformes.
Todas dotadas de esta sensibilidad,

materia prima del tan ansiado placer.
Deseo,

sueños.

Fantasías chorreando, corriendo aceleradas a través de la innegable belleza que anida detrás de esos preciosos ojos…
Punto rojo de mis secretos y los tuyos…

Imagen tomada de Instagram en: BE A PUSSY|VULVA ART