DIVAGANDO

Pensando en voz alta…

Aprovechemos el confinamiento para reevaluar nuestras pasiones individualistas. Es momento de tener en cuenta nuestra supervivencia como especie, y no como individuo; esta crisis nos demuestra que solos no podemos. Consciencia, salud y divertimentos caseros para seguir latiendo. ¡A cuidarse y a cuidar de los demás!

DIVAGANDO

Desconocidos…

Sensaciones que duran lo que duran…

Ella resuelta se ha enganchado a sus ausencias como una lapa,

añorando sus garabatos, y deseándole más de la cuenta,

más de lo que acostumbraría con cualquier desconocido…

piensa en la utopía, y procura no hacer caso a sus instintos primitivos.

Ella sólo desea vivir el ahora, aunque el desconocimiento vaya más allá de la curiosidad, y se convierta por instantes en grima…

una grima cobarde y tendenciosa…

No tiene espectativas, porque tenerlas sería egoísta,

todo fluye, a veces con fuerza y en ocasiones ni se siente…

pensarle, anhelarle, quererle, amarle, soñarle…

Más deseo, haberse encontrado entre un mar de letras complejas.

Buscarle al despertar y al anochecer, sin certeza ninguna, bajo el amparo de un todo que se convierte en nada…

Un hombre extraño en su cabeza, en pleno uso de sus facultades, y sumida en un desconocimiento casi absoluto…

Así es el amor, capaz de afianzar desde la más absoluta ignorancia, un cariño a plenitud.

Porque siempre es mejor amar más y enamorarse menos, por eso hoy me he vuelto a enamorar, amando…

DIVAGANDO

Ciega de mi…

Me he mirado tantas veces al espejo, intentando descubrir qué es lo que escondo,

me quito la máscara, me apropio de mi desventura, de mis alegrías, de mi risa y de mi llanto,

de todas las ausencias que añoro y de los presentes que atesoro.

Me he mirado tantas veces, de arriba abajo, de atrás para adelante.

Descubro entonces el sol que me quema, la luz que me invade, y la oscuridad que profunda se esconde, perfumada con los aromas de los que me voy despojando involuntaria…

He abierto la boca y auscultado los canales de mi voz, pero no escuchaba nada diferente.

De repente, me miro a los ojos y empiezo a llorar,

la mujer detrás de este negro caparazón, empieza a verse desnuda, tiritando de frío, ahogada de tanto caminar,

veo entonces, imperfecciones que sutilmente se esconden detrás del diario trasegar,

imperfecciones casi perfectas, que se reconocen en cada gota de sal, producto de mi melancólico llorar.

Me he mirado tantas veces al espejo,

creyendo haber visto lo mismo cada vez, dándome cuenta ahora que de repente, me había quedado estancada ante la imagen más tersa, la más dulce, la más imprudente.

La que no envejece, la eterna adolescente que se sienta a la mesa y aún reza,

La mujer de la esperanza, la de los “tiempos mejores”,

La que soñaba con comerse al mundo, viviendo intensamente día y noche, coqueteando serena con amores furtivos y casi ajenos,

pero sabiamente me enderezo, vuelvo a la cordura de estos escasos días y me noto.

Me noto mayor,

me noto madura,

me noto ausente de lo que no conozco, y absorta de lo que a diario se come mi boca.

He aquí la mujer que me habita, la de labios grandes, la mujer de ojos saltones, de sonrisa ancha, la de estridente felicidad, la de tristezas profundas,

tan profundas que no me había dado cuenta, de que pasan los años de cosas y aún sigo sangrando.

Aquí he estado, disfrazando realidades, lo justo, lo bueno y lo malo…

Siempre he estado aquí,

paseando frente a mis ojos, sin siquiera darme cuenta, de que esto que había dejado de ver, siempre ha estado aquí…

DIVAGANDO

Belleza oculta…

Perdemos el tiempo confiando en lo que deslumbra a nuestros ojos…

Buscamos la belleza en lugares comunes,

olvidamos la búsqueda de lo profundo, dejar de ver para observar con delicadeza…

dejar de mirar el color del oro, para acariciar las frías piedras que soportan nuestro trasegar, ellas son más que algo “muerto”…

Perdemos el tiempo en espacios vacíos…

Mirar de adentro hacia afuera, nos obliga a comprender que hay más que lo bonito de unos ojos pintados…

DIVAGANDO

Cosas nuestras

Cosas nuestras…

Me encanta cuando de repente llegas saludas y te extiendes en el tiempo. Eres un ser de pocas palabras y te comes las vocales a la hora de anotar sonrisas, me gusta, eso me gusta…

Me encanta eso que dices saber, eso que haces con las manos, midiendo aquí, sellando allá, cargado de herramientas que construyen cosas bonitas motivando los ojos de quienes vemos desde afuera…

Cuando apareces, la soltura se apodera del ambiente, llega la luz y la euforia, se parece a eso que dicen es producto de la combinación de sexo, drogas y rock. Debe ser similar a eso, porque por instantes me dan ganas de abrazarte, sacarte a bailar, soltarme el cabello y luego…

Foto: Luis Ángel Luis Angel Ortiz De Artiñano Carrera

DIVAGANDO

Linda Causalidad…

La métrica de la poesía, la armonía y la química, se han juntado para ponerme de nuevo, ante el flirteo y las ganas de seguir hablando, contigo…

No quería que el perfume que emanaban las palabras que salían de ti, se evaporara jamás, al menos por instantes lo desee, me gustaba tanto la sensación de estar allí imaginándote, que una lapa era cosa chica…

Me hubiera encantado tener una varita mágica para haber pedido un deseo…Un deseo que resume mis ganas a perpetuidad de seguir sintiendo eso tan espontáneo y profundo que me ha dejado el haberme encontrado contigo. Si la garantía de un encuentro físico es como este virtual y acelerado, seguramente dejo la monogamia aparcada a la entrada de cualquier lugar en donde me hubiera gustado meterme contigo para quitarme la ropa y las ganas…

Mi sangre de repente empezó a tornarse en mariposas de colores, que salían por mis poros despavoridas, para bailar ante mis labios la más estúpida y pícara sonrisa, con ellas, el calor se apoderaba de mis sentidos y no podía dejar de admirar esos labios de hombre políticamente correcto…

Me sentí engullida por tu presencia que por momentos creía ausente, pero que luego de un par de minutos, volvía para advertirme de tu espontánea y sensible madurez. El atractivo que salía de tus palabras era tan masculino y potente que sólo faltaba una copa y abrir las ventanas para sacar el fuego que mi imaginación estaba creando…

Quise atiborrarme de ti, impregnarme de tu olor sutilmente transportado por las palabras y la elocuencia de tu saber estar, que juntos en algún momento, hicieron fluir la rima perfecta, en el momento que deseaban leerlo mis ojos… Auto consuelo, consciente de que todo es efímero, y que sólo debía enamorarme de ese instante, para recordarlo siempre…

Hoy me he despertado con la sensación de poder atravesar el mundo para encontrarme contigo, estrechar mis brazos, darte un abrazo y decirte gracias, para así intuir, más de cerca y quizá, la pedagogía de la electricidad que genera la química de lo fortuito..

 

 

DIVAGANDO

¡Raza!

Mi color es vibrante, fuerte, luchador, sexy, pasional, erótico e imponente. Soy negra de pies a cabeza: Ni Canelita, ni marroncita ni más blanquita que negra!. Soy negra! y, tengo un encanto que sólo tú puedes descubrir!! 😉

Sensaciones que duran lo que duran…

DIVAGANDO

Mala persona…

Han pasado días e incluso meses, fueron horas y horas en las que ella pensaba en él, no sabía con certeza a qué se debía tan prolongada ausencia, pero tenía guardada la pregunta para su regreso. Ella sabía que volvería el hombre misterioso de sexo inquieto, volvería. Se había difuminado con el pasar de las lunas, y su indignación se fue aparcando hasta convertirse en un recuerdo de esos archivados en la carpeta de pendientes. Pero… Con su  repentina presencia y  llave propia,  abrió las puertas de su casa, corazón y vida, para escucharle decir cualquier cosa. Ella se alegraba de sentirle, de verle, de abrazarle de nuevo y decirle que le había extrañado sin obviar las preguntas reservadas ante tanta ingratitud de su parte. ‘mala persona’.
Ese hombre, ‘mala persona’, sexy, incandescente, tibio y ardiente, volvió a meterse debajo de su piel, elevando consciente su ego y haciéndola sentir “bella”. No hay palabras bonitas, no hay besos regados, no hay promesas ni peticiones absurdas de enamorados, por que no son más que amigos, apostados a orillas distintas de una calle larga en la que han aparcado sus pasiones y abierto sus deseos para darse consuelo…
Se conocen, poco pero se conocen, ella sabe que de repente volverá a salir corriendo, bajo la premisa de volver algún día como siempre. Con el sexo acelerado, una tormenta de trinos confusos y con muchas ganas de quererse a trozos, trozos dispersos en esa misma calle, de extremo a extremo llenos de tanto y de nada.
Ella: Se tú, no te castigues, piensa en lo bello que eres y no olvides que a pesar de nada hay tanto y mi casa, siempre será tu casa.
Él: “Me hago cargo. Yo la condición que pongo me la pongo a mí mismo. y es la de querer, aunque sea un poco”.
Sensaciones que duran lo que duran…

DIVAGANDO

Penitencia…

Penitencia!!!!!

Eres mi vasito de agua fresca, mi dulce limón amargo, mi miel de abejas con pan tostao…
Eres un dulce envenenado, pero yo, la loca del baile desea morir al menos una vez entre tus brazos. Si, así sea una vez, porque soy como un gato negro colgando en silencio de tu tejado y con todas las vidas intactas…
Quiero que me beses como sé que lo harás, como si no hubiera mañana, como atados a la eternidad…
Quiero Que me metas mano, que me digas cosas indecentes, que me des palmadas en el culo y que te corras hasta quedar chupao…
Te estoy deseando!
Por Dios!
Tengo ganas de salir corriendo, mi cuerpo hierve y ardo en un intenso calor!!!!
Ésto parece una penitencia, absurda y asquerosa, pero al final penitencia…
Veeeennnnnnnnn!!!!!!
Sensaciones que duran lo que duran…
Voooooooooyyyyy!!!!

DIVAGANDO

Sentires…

… Respiro de mi manifiesto de amor.

Estoy volviendo a la calma, nada ha sido tan grave y no he muerto de amor…

Estoy volviendo a la calma, me encuentro sosegada e invito cada noche a morféo, a tomar posesión de mi cuerpo, dejándome llevar entre sus brazos para que me regale sueños de su elección…
Estoy volviendo a mi intimidad, a esa que sólo conozco yo, a la que no pide permiso y piensa en su bienestar, poca vida queda y voy dejando de lado el lastre..
Ya no te pienso de la misma manera, te quiero y te extraño a ratos, pero te has perdido de mi y, quizá yo de ti… Tranquilidad me da saber, que te he dado parte de mí, y no soy mala, te di lo mejor de mi.
Las mariposas en mi panza ya no revolotean, ya el gusanillo no recorre mis tripas cuando apareces y, a decir verdad, me da gusto y aplaudo que no estés, que no estés como antes, poco tiempo y un sin vivir incomprensible y casi tóxico para los dos.
Me han quedado sensaciones, esas que han durado lo que han durado y, hermosos instantes de esperanza, con experiencia, resiliencia y muchas ganas de seguir amando; porque ésto es vida y son cuatro días, pero… Me rendí, contigo me rendí…
No me da vergüenza el amor hoy, y tampoco mañana, no me da vergüenza haberme enamorado de ti, la vida es amor y seguiré persiguiendo con un punto más de experiencia a mi favor, a las mariposas, para que traigan de nuevo un hermoso desorden a mi interior…
¿Dónde está el amor?. Fácil: Aquí conmigo, esperando al amor… Me quedan tus ojazos negros, tu sonrisa, poemas y lo que en intimidad anida mi corazón.  Sensaciones que duran lo que duran…

DIVAGANDO

Ruido

Ruido…

Guardo el silencio que te prometí hace más de muchos días y, menos de muchos meses.. En caso de que regreses, tengo acuñadas las puertas y ventanas de ésta que sigue siendo tú casa, con platos, vasos, cucharas y cuánta olla  tengo en  la cocina de mis emociones por si vuelves algún día. Si vuelves, quiero escuchar ruido, quiero escucharte entrar, quiero que se enciendan las luces y se disparen todas las alarmas de mi existencia.

No comprendo ¿por qué desprenderme de algo que quiero, de algo que anhelo sin siquiera intentarlo?; intentarlo no me hace más ni menos valiente, sólo me hace humana y capaz de reconocer cómo me siento con respecto a lo nuestro… Y si no vuelves, estaré bien, no creo muera por amor, aún no, tengo mucho por dar y recibir y tú también…
Sensaciones que duran lo que duran…

DIVAGANDO

Dilemas…

… Contengo todo y de repente no me quedo con nada. Presa de tí, libertad…

Me has enseñado a decir lo que siento, pienso y quiero a pesar de los demás.
Voy caminando, pisando las hendijas de mis emociones haciendo fuerza para entrar lo más profundo posible en ellas para no equivocarme…
Libertad, me siento presa de ti, sabiendo que me has dejado siempre a mi bola,  escogiendo los colores, el largo y el ancho del vestido que me quiero poner…
Libertad de mis amores, cada vez que me siento a hablar contigo me dices lo mismo: “Vive, vive como quieras, donde quieras y con quien quieras,” y, luego te cuestiono…
¿ Por qué a él?, Y tú, tan pancha me contestas: “Querida tú, así soy yo, y de eso se trata. Yo no sólo te dejo a tus anchas, tampoco me meto en el charco de lágrimas que armas cada vez que lo anhelas, extrañas, deseas o maldices. Yo, soy justamente eso, libertad. Y libertad también significa no dejar de insistir en lo que se quiere…”

Y yo, sin cortarme un pelo le digo lo justo: Por eso, presa de ti…
Sensaciones que duran lo que duran…