Poesía

Mar y montaña

Hacer el amor en colores.

Tendidos en el frío suelo, calentado las baldosas con el calor de nuestras manos.

Sosteniendo la mirada sin censura, orquestando gemidos pospuestos…

Suenan las notas de saliva y arañazos a la mitad de este texto…

Palideces de la emoción. Repentinamente tus mejillas emergen rosita osadía, calentándote la cara y los huesos.

Tú el blanco y yo el negro de esta cantata afroespañola, paseándonos a orillas del Duero, pasos que se elevan y caen de lengua en el meridiano 82 de mis orígenes raizales.

En esta pretenciosa mezcla se van fundiendo los colores del principio, revelando su pureza en los cristales de tu río, apurando sus temblores hacia los azules de mi atlántico, una y otra vez…

Te amo en pausa y con ruido; te amo aún sabiendo que me voy primero…

Lo que tenemos está tatuado a fuego; la tinta que emerge de esta hoguera con el olor del humo, es un para siempre difícil de eludir, sabiéndonos en constante erección…

Poesía

Salina rebelde

Tirabas de mí con rabia mientras mi humanidad resistía, fuerte, casi inerte.

Tus tirones realmente no me hacían daño, eran como caricias llenas de frustrado alegato; no hay más que deseo allí, y esto mío es solo un cuerpo, además, no me pertenece, todo es prestado…

Lágrimas brotaban de tus enormes ojos negros, inundando el suelo que pisábamos, era como si una tormenta fluyera de entre tu alma, arrasando con todo.

Lo tuyo era difuso, lo mío era deseo, tantas ganas de ti…

Cualquier cosa es cariño, para mi eso lo era, a tu manera, tal y como eres; furiosa, rebelde, mala, buena…

Me ahogaba con gusto en el mar de tus ojos, dejándome llevar por el voraz oleaje de tu febril fiereza.

Con tu sal, con tu arena calando mis calzones, rompiéndome la piel, trayéndome de vuelta ante tu orilla revuelta…

Tú eres eso, eres lo que más amo en la vida, has conmigo lo que te de la gana; traigo aguja e hilo, soy buena haciendo remiendos, rómpeme.

Todo lo que de ti reciba instantáneamente me sabe a amor.

Todo se transforma, pero tu sabor sigue siendo el mismo, puro y sin miedo; como esos primeros besos que nos dimos mientras nos quitábamos la ropa en medio de aquel calentón en el cine de la calle Matina…

Poesía

Así de simple

Te quiero así,

tembloroso, candente…

Comiéndote las horas para irte a la cama a las en punto.

Te quiero así, enredado entre los hilos de mi carne, tirando del cariño, con los afanes propios de lo ansioso.

Olisqueando mi cuello, aferrándote a mi aliento.

Te quiero excitado, jadeando de placer, buscando mis bajos para lamerte los dedos luego.

Te quiero cuando me penetras y se te va la vida…

Te quiero cuando entras y sales sosteniendo el aliento.

Te quiero criminal de mis afanes pélvicos.

Te quiero mío y ajeno.

Te quiero erecto, flácido y ruidoso…

Te quiero silente, minucioso, detallista y austero.

Te quiero rígido, presente o ausente…

Así de simple. Te quiero.

Poesía

Perspectiva – Poema 69

Profundo es el dolor de tu prolongada ausencia.

La sangre hierve de punta a punta debajo de esta piel que arde a causa del amor que por ti siento.

La vida y la muerte se encuentran a diario a las puertas de este encierro sutil, mendigando el auxilio silente de tu presencia; no es chantaje, es esta realidad que se confunde entre el humo y el vino.

Vaya días llevo, víctima de mi propio invento; embadurnada de las aguas pestilentes de mi incesante osadía y obsesión por ti. Enredada entre los matorrales de mi vello púbico impúdico.

Solo veo cansancio en mis pupilas, el espejo me pide de rodillas que me pinte los labios, anhela verme sonreír por cuenta propia;

ya le he explicado que los hilos de mi sonrisa te los llevaste envueltos en papel de fumar, en el fondo de tus bolsillos están; si lees esto, te ruego los traigas de vuelta…

He colgado tus bragas en un perchero al pie de nuestra cama, tus sujetadores los llevo colgados al pecho, para sentir el roce de tus senos siempre… siempre…

Mi vagina en humedad constante grita, invocando el nombre de tu lengua bendita, sacrilegio para esta carne temblorosa que cuelga de mis huesos.

Fotografía tomada de Pinterest.

Poesía

Chocó/Ernesto/Papá

Sobre mi espalda reposan brillantes las huellas de estas heridas que me mueven siempre hacia adelante.

Me pregunto tantas cosas:

¿Por qué el Dios en el que creo me ha escogido a mi?

¿A caso me ha dotado de alguna gracia reluciente entre los otros… ?

¿Dónde está el chiste; porque yo no lo veo?

Maldigo el día en que sus manos se cruzaron con mi sentir,

maldigo su sangre que es también la mía;

maldigo su nombre, aunque ya difunto lloré su muerte…

Maldito a mi padre, hijo del que verdaderamente lo fue…

Fe, divinidad invisible y poderosa.

Amuleto de ciegos cogidos a las enaguas de Dios en un amanecer áspero.

¿Debo entonces llamarme bendecida por haber surcado las entrañas de aquel fétido infierno?

¿Debo entonces darte gracias por haber moldeado mi carácter; suplicando infinidad de veces la muerte de mis sentidos, masacrados una y otra vez por los puños de ese infeliz?

A falta de tu piedad celeste, me gusta pensar que tu silencio supone que me he ganado una silla a tu diestra; y que estas marcas son trofeos de una guerra ganada de punta a punta.

Porque tú lo sabes, se dice que los sabes todo, pero, a pesar de los años, estas cicatrices siguen doliendo…

Imposible que haya algo de victoria en medio de tanta miseria.

Herencia son las queloides de falso encanto que visten mi negra piel…

Aquí está mi cuerpo después de mil tormentas, reaventándose de cara al sol.

Aquí está mi voz rasgada, entonando la canción de la alegría, como quien pierde a su madre bendita y se suicida con licor de azufre en plena misa…

Aquí estoy, abierta de par en par, creyendo estar muerta ante el fuego que abraza inclemente la cara de mis adentros, como el golpe de un despertar infausto…

Esta vida y sus misterios crueles parece estar escrita por un desalmado.

Si Cristo murió por mis pecados.

Entonces:

¿Ser puta es una fiesta?

¿ser ladrón un reventón?

¿Y… esto de ser negro, será que aún está por definirse…?

Lo pregunto porque el sufrimiento ya ha sido demasiado; para mí, y también para mis hermanos…

Solo entiende de dolores quien habla desde las entrañas de un cuajo color sangre, convertido por consuelo en lágrimas de color oro…

¿no lo has entendido verdad?

No te aflijas, quizá lo hagas luego …

Poesía

Gustativamente

Esa lengua tibia acariciando los pliegues de mi ingle,

mientras tus ojos se balancean sobre el placer de tus papilas gustativas.

El alcalino gusto mezclado con el cobrizo del que me hablas…

Tu saliva se siente poderosamente húmeda, crepita entre el silencio corrompido por tu contagioso gemir.

!Ohhhh¡

El olor de tu aliento después de esos besos que nos damos…

Hiere a mi febril orgullo el incesante y manifiesto deseo por tus carnes…

!Pero…Ya no más¡

He reprendido a mi orgullo pendejo, lo entiendo todo; no hay nada de malo en esto.

No tengo nada de qué arrepentirme;

me gustas y punto.

Me gustas al verso y al inverso de esta prosa con olor a sexo.

Me prende el vaho preso de estas horas en constante movimiento pélvico…

Me gustas con la melena rabiosa,

con la sonrisa descubierta,

con lo orgánico de ese tú y yo tan nuestro,

tan mucho y tan poco a veces…

Me gustas, me gustas y punto.

Poesía

Pesquisa

A ver si te encuentro.

Tengo ganas de consumar lo que hemos venido tejiendo en la distancia imaginaria de estos silencios a veces tan hostiles.

Llevo el perfume que tanto nos gusta, el carmín con sabor a fresa, las bragas de color rosa y chocolate para amenizar la fiesta…

A ver si te encuentro y por fin doy vuelta a la página de este libro ilegible;

escrito en el idioma de los tontos perdidos en desiertos de conjetura e inconforme andadura.

A ver si te encuentro y le cierro de una vez por todas la jeta a la concha que me dio mi madre…

No hace más que quejarse por la falta que le hace comer carne; yo lo intento de todas las maneras:

Le meto mis dedos a la boca,

le he comprado un aparato de esos que vibran,

le canto canciones de cuna,

le doy de beber agua fresquita, pero nada…

Ella quiere de eso que no encuentro… y no para de tirar de mi.

Tengo claro que si te encuentro, tiene que ser mutuo, y no por necesidad.

Para gañir necesito arder en deseo…

Poesía

‘Putana’

Soy hija de Caín, he heredado el desconcierto de su penitencia, errando por las sendas húmedas del pecado.

Soy una ‘puta’ con suerte, a pesar de los agujeros que adornan mi tejado escurre lejos de aquí, y me mantengo a salvo de la vileza que llueve a mares.

Allí está el crucifijo confesor, recogiendo mis pedazos remojados en salsa de orgasmos picantes y aferrada a sus ojos verdes; me encanta el toque que el artista dejó en esa mirada.

Mi credo me escucha y me redime, levanto mis dolores en el gemir de estos placeres compartidos, alabando a dioses obstinados con olor a humo rancio.

Pienso en el pasajero de anoche:

Ese hombre es la miel más dulce que he probado, ha dejado en el cielo de mi boca un manantial de recovecos con sabores tan intensos que se funden con el canto de las sirenas de mi vagina palpitante.

Me masturbo acelerada encadenando estallidos, soltando los aullidos reprimidos, invocando tu presencia, gritando tu nombre, lamiendo mis dedos, famélica de todo…

Llueve en tu nombre, y ahora sí, con gusto me mojo…

Poesía

Me tengo

Me atrapas entre los rizos de tu oleaje hirviente.

Abrazas el espesor de mi aliento convirtiéndolo en lava.

Contigo las noches son cortas y la profundidad de mis océanos despiden un olor a canela y ron que no remite.

Ahora soy otra, la burbuja humeante en la que me encuentro se solidifica sin reparo alguno, reteniendo estos jugos incontinentes.

Siéntate y disfruta del tsunami en el que están convertidos los pozos de mi rabia…

Ya no son sólo las ganas, son los latigazos impertinentes de una vagina trepidante.

Poesía

Tango

Suena en el fondo Gardel.

Se escuchan los gemidos de quienes han sabido aprovechar las horas de tango.

Piazzola se asoma: De su bandoneón fluye la pasión en la estancia del viejo burdel.

Cuerpos desnudos apostados en bandejas como marotes en vidriera, 

paseando de cara al escaparate de seres en busca de aventura.

Bacanes infelices escondidos en los rincones observando en la distancia.

Unos vestidos de necesidad física, otros con el morbo digno de los precios en un puteadero barato;

los que sobran, con solo mirar están servidos.

pechos a paso lento. 

Esperando venderse al mejor postor, o por lo menos al de apariencia más pulcra…

Tango tras tango, yeta tras yeta. 

Ensartando en la aguja el hilo que nace en el ombligo de una mina, que bien podría haber sido de tu sangre, o de la mía.

Poesía

Cambios sustanciales

Hola a todos, quizá ya hayan notado que el nombre de este blog ha cambiado.

Durante estos últimos cuatro años de mi vida, escribir me ha salvado de mí misma; estaba construyendo un racimo de sueños que poco a poco se han ido materializando sobre https://erotismoenguardiablog.wordpress.com/ mi proyecto como escritora en potencia, pero como dice Drexler ‘todo se transforma’. Hace un par de días tomé con mucha pena la decisión de resumir el nombre de este blog, en otro que me permitiera seguir haciendo uso sincronizado de todas mis redes sociales, cosa que no se me estaba permitiendo de un tiempo para acá bajo el sello de erotismoenguardiablog; porque algún XXXXXX denunció hace un año largo mi sitio por contenido inapropiado, y como consecuencia de ello FB, bloqueó la opción de usar el enlace directo a mi blog, considerando que yo promuevo alguna actividad “inmoral” y, por más que he intentado que me sea reestablecida la posibilidad de poder hacer los post de lo que escribo con el enlace directo, ha sido imposible. Me daba tristeza y me lo fui pensando; llegó el día en que quise agregar mi sitio al perfil de mi cuenta en Instagram y tampoco me dejó.

Cabe resaltar que intenté ponerme en contacto con la gente de Instagram y nada de nada. -Claro, si son los mismos de FB, y ya estoy en su lista negra de pervertidas-. Entendí entonces que si quiero dedicarme a esto, como escritora independiente no podía dejar de tener presencia en las redes sociales, porque la tecnología nos coge ventaja, y si no eres visible a través de esas herramientas, es como si no existieras. Le di muchas vueltas porque no quería renunciar a mi nombre, y porque en los buscadores dejaría de existir; era empezar de cero después de haber posicionado esta marca con tanto amor. Cerré entonces toda emoción y con esa sensación extraña en el cuerpo me convertí en: https://erosenguardia.wordpress.com/ no dista mucho de lo anterior, pero no es lo anterior, di a luz a ese hijo en la más absoluta miseria emocional, y él me ayudó a remontar, enseñándome que hay muchos caminos, y que nadie dijo que era sencillo.

Los cambios que está sufriendo mi vida también se ven reflejados en todo esto. He llegado a la conclusión de que el 2020 no sólo está siendo un año pandémico y triste, también es un año de renuncias, aceptación y deconstrucción de mucho en lo que yo creía. Quizá al final nada sea tan importante. Solo deseo no tener que volver a tener que renunciar a otro nombre, porque no estoy dispuesta a hacerlo, una ya es mucho, dos serían demasiadas…

Comparto esto con ustedes, porque sin ustedes, este pedacito de cielo mío, se queda sin estrellas.

Todo mi cariño, Quinny!

Poesía

Quejido silente

Me levanto insomne.

Asomo la curiosidad por la ventana que da a la callejuela del fondo, y allí está ella…

Los lamentos de esta fría madrugada atraviesan las murallas de mi desdeño.

Es como si las estrellas lloraran, suplicándome que defienda el fuerte del hastío.

La mujer de nadie,

presa de los ires y venires de su agónica existencia.

Sus pechos erizados son como puñales, los atrae y les devora con su lengua.

Allí está ella; dejándose manosear por el borracho de turno.

Gimiendo de mentiras.

Esperando a cobrar lo que se le debe para salir corriendo a envenenarse en la otra esquina.

Así es esta cuadra:

En cada arista un diablo distinto vestido de verdades absolutas,

tentando a la desgracia para que siga cayendo por el barranco de la mala sombra.

Prostituyendo el hambre de los desvalidos.

Poesía

El ‘malquerer’

El reloj marca la hora de todos los días.

Dulce abre la ventana, y de frente al ocaso maldice su vida.

Se incorpora sin ganas.

Remoja su cuerpo con agua fría, mientras se arranca las espinas de otra noche en el malquerer…

Aun lleva en su piel el olor de aquellos besos que no deseaba.

Baba de sexos untados con la malicia que trae consigo el oficio de fulana…

Su bragadura es un panal de miel amarga,

 aposento de amores proscritos.

De frente al espejo le habla a la otra, la que usufructúa su cuerpo luna tras luna.

La acepta, 

le canta, 

la abraza, 

le da coraje.

Se le pasa…

Ha escapado de ella las veces que ha podido, pero no encaja en ese otro mundo.

Ese otro mundo no la acepta, tendría que desprenderse de la otra…

La misma que le ha dado nada a cambio de un todo que la consume con gusto.

Enciende un cigarro tras otro.

Sumergida por completo en un hálito de desazón tardía.

Vestida de una vergüenza que asume con orgullo,

 Se arrebata y pinta sus labios del primer color que encuentra. 

Sale con la cabeza en alto, aunque una vez más el destino le raje la cara.

Con el cuerpo embadurnado de las sobras de un café amargo.

Sola.

Cargando entre sus bolsillos las monedas producto de esos polvos mal trechos.

Amamantando el deseo con sueños en bucle, 

Sobreviviendo al malquerer de una cosa que sabe hacer muy bien: 

Soplar pollas, y que se la follen mientras piensa en Hawái…

Aunque su pasado no la deje. 

Zurciendo la agonía constante que la devuelve entre copas a la teta de una madre ausente,

Recuerdos desgraciados de un padre difunto, que la dejó tirada en aquella esquina con un chulo a cambio del humo de un cigarro.  

Poesía

Tropo enrevesado

Eres la luna estallando en mis pupilas dilatadas,

convirtiendo mi mirada en lamparones de intermitencia y ruido.

Combatiendo en esta guerra al deseo que arde al compás de mi silenciosa excitación,

regodeándote en mi lloro que no deja de llorar por ti.

Eres el palpitar de este corazón estático, pedrusco en tu camino de infinitas sendas.

Eres la empalmada de este cuerpo estéril, producto de ausencias, malos polvos, licor y hierba.

Dedicado a Alejandro Rabelo, maestro; amigo y despertar en otras fronteras de esta consciencia poética que no me deja. Gracias!

Poesía

Arrabalera

Viene del sur de esos encantos con olor a deseo.

Va embutida en algo que nadie logra descifrar.

A los pies de los caballos de una suerte puta.

Vendiéndose sin saberlo de esquina en esquina,

con la espalda mojada, y el corazón reseco.

El cantar de sus caderas,

la estridencia de su andar.

Lleva el sello de la resiliencia tachado en la línea negra de sus ojos,

macera entre aguardiente sus pasos, con la entrepierna casi al descubierto.

Y su melena sacudiendo la terquedad del humo del cigarro que va quedando atrás.

No la puedes poseer si ella no te lo pide.

Sus polvos no son baratos,

dicen que con ellos a más de uno ha matado…

Si le tocas el alma con la fibra de tu canto será tuya para siempre, al módico precio de un cigarro y algo de pan…

se mueve como nadie, eso dicen.

Un viaje de ida y vuelta a ninguna parte que se conozca…

poseedora de un coño ardiente,

eso dicen…

La llaman arrabalera.

Muchos piensan que está loca,

grita cuando quiere, y si quiere llorar, llora…

Arrabalera sin dueño, sin ley, sin auxilio ni socorro.

Desde su piltra raída invoca en sus plegarias a la esquiva muerte,

se escuchan a través de la ventana sus rezos como en romería.

Arrabalera valiente,

bala perdida, chucha caliente…

Poesía

Lunares

Ese vestido rojo marcando su silueta,

el reflejo a través del velo que separa una estancia de otra.

Caballeros con ojos sedientos,

 anhelando la revelación del show de los jueves.

Está a punto de salir a escena la más sensual de todas,

 la doncella rebelde.

La que en su interior sigue esperando al príncipe azul, que libere su existencia de las fauces de un animal que la devora a noches…

La bestia incansable que lleva consigo, y que va cargando paciente con las estrellas de hierro de sus muchos cielos.

Extinguiendo a las hadas de lo malo.

Las va matando una a una,

sin miramientos, sin defensa, sin pudor.

Ha tenido tantas vidas como lunares su vestido.

Ha empalmado a tantos que la cuenta es imposible de llevar.

Cada vez que surca las olas de aquel escenario, su barco atraca en puerto desconocido,

y a pesar de ser el mismo espectáculo, las olas de su mar son impredecibles.

Los jueves se come diferente,

se vale repetir, y eso les gusta a sus más veteranos comensales…

 Hombres que se crecen con la idea de que ella volverá a poseerlos.

Se abre el telón:

 Los aplausos traspasan, agrietando las paredes, acrecentando su ansiedad y el brillo de su estar.

Es su momento,

el único momento en el que su cuerpo se desprende por completo de la carne, trayendo consigo el sublime orgasmo de lo que se ve y no se toca.

Baila…

Baila y el tablao ruge.

La madera alaba sus pasos que con autoridad se hacen eco de toda ella.

El público hipnotizado la sigue mientras se derrite el hielo de sus copas.

Nada más bello que su mirada perdida en algún lugar profundo, tan profundo como el movimiento de sus manos.

Carga el cante de la vieja guitarra con sus pesares, atrayéndola de vuelta antes del final de la función.

Bañándola en los sudores que caen desde su frente acariciando su espalda.

Marinando el previo de otra noche entre las paredes de aquel embrujado y perverso cuchitril.

Abriéndola en canal,

empapando los lunares de su imponente bata de cola,

desnudando su alma.

Alebrestando sus ganas,

señalando a su ombligo,

arrugando otro poco su cansado corazón…

Poesía

Pisando el cielo.

La sensualidad de los latidos que sobrepasan la imagen fija de su piel es penetrante,

su arte embelesa.

Entiendo poco de muchas cosas, pero su sensualidad es innegable,

atrajo el fervor de mi imaginario.

El poder de su mirada, sus gestos, la ambigüedad de sus motivos…

Piel de ébano, sutileza encandilada que motiva mi libido extasiada,

me apetece la miel que abraza los cabellos que sostienen su creación.

Amo el color de su piel, hermana ancestral de la mía.

He reconvertido su imagen en la motivación de estos versos, me lo había prometido.

Poderosa mujer.

Incandescente, indomable, diferente.

Imposible no pisar con el olor se su perfume el cielo…

Dueña de cada uno de sus gestos,

dominatriz de sus deseos, sumisión inteligente.

Gobernanta nata, exploradora de los fuegos de su propia carne.

Solo el roce de su mirada bastará para sanarnos…

Poesía

Fuego de agosto.

Acércate,

mi pecho desnudo te espera.

Acércate a mi cara, mi boca ensangrentada te espera.

Acerca tus manos al fuego que convertido en sudor baja apresurado por el camino de mi vientre.

bebe de mi ombligo como fuego en agosto.

huele…

Huele como suben los vapores acabados de salir de mis bajos más profundos…

No entiendo cómo puedes provocarme tantas cosas cuando me gustan tantos, y de tantos recibo lo que me gusta…

Pero tú, tú eres diferente.

Tú, y yo…

Somos masoquistas, presos de esta adicción orgásmica que no entiende de putadas.

Somos dependientes de este privilegio obsceno de tenernos llueva, truene o relampaguee.

Tu lengua me sabe diferente y a mi sexo le gusta esa miel que amarga.

Acércate más, ya me conoces…

No pierdas el tiempo mirando cómo mis pezones se elevan, cuando tengo el clítoris a reventar.

Deseando que derrumbes las puertas de este calor imperdible que se me ha clavado en la espalda, el dolor que nunca me deja…

Tú eres eso…

Eres el que aparece inadvertido, me apuñala y se roba toda mi humedad…

Siempre; lo tuyo no es de esta tierra…

Siempre caigo en las garras de tu aliento, y me reviento gustosa sobre las paredes de tu verga de hierro fundido…

Sacudiendo mis extrañas por encima de mis guturales gemidos.

Abriéndome en canal para dar paso a tanta lluvia perversa.

Con el aplauso insaciable de nuestros cuerpos enrojecidos…

No pierdas el tiempo: come, bebe…

La mesa está servida…

historias de fémina...·Poesía

Mi patria soy yo.

Despellejas mi existencia señalándome con los pies.

Ese es el impulso previo de lo que te pide tu corazón “blanquecino”

Maltratas a mi madre, a la madre de mi madre, a la madre de la madre de mi madre; maltratas la PATRIA que dio oxígeno a mi primer llanto.

Sí, yo también tengo PATRIA.

La llevo conmigo adonde vaya, corre por mis venas, hace latir mi corazón y da brillo a mi piel.

Mi PATRIA es esa que dejé atrás buscando florecer cogida de tu mano, aprendiendo de ti, enseñándote acerca de mi…

MI PATRIA son mis hermanos nacidos aquí, a los que miras con asco, a los que infringes rechazo.

Mi PATRIA soy yo.

Mi PATRIA es el suelo que ahora piso.

Mi PATRIA son estos labios carnosos que acompañan la voz que no deja de gritarte cuando escupes tu odio sobre mi…

Mi PATRIA son estos ojos negros, verdes, azules, grises, marrones, ámbar, que se encaran descarados con los tuyos, cuando me miran con ese desprecio que no entiendo…

Mi PATRIA es esta nariz que a diario olfatea lo podrido de una realidad que apesta a rabia,

al miedo que emanas,

al egoísmo que me profesas,

al dolor que dices te estoy provocando…

Mi PATRIA son las manos que recogen la fruta que te comes,

las que cuidan de tu madre y de tu abuela,

las que limpian tu casa y la de tu vecino,

a las que les niegas un asiento en cualquier parte.

Mis manos, las mismas que amasan a diario el pan que me da fuerza para seguir caminando.

Pan que me he ganado con el sudor de mi frente, otra cosa que no entiendo ¿por qué me acusas de habértelo robado?

Mi PATRIA es este cuerpo entero, de pies a cabeza.

MI PATRIA es esta silla que me sostiene,

son los zapatos que calzo,

es mi dignidad, mi lucha, mi orgullo.

Mi PATRIA es el hermano al que durmiendo le has prendido fuego,

al que no has devuelto el saludo, al que criticas por su pelo.

MI PATRIA es el negro que deseas te empotre para calmar la sed de tu sexo, alimentado por una creencia machista y descarada.

Mi PATRIA es la mujer a la que explotan, negocio al que contribuyes con el hambre de tus impulsos corruptos.

Mi PATRIA es esa negra a la que miras con rebote.

Mi PATRIA es más que todo esto.

Mi PATRIA canta.

Mi PATRIA llora.

Mi PATRIA siente.

Mi Patria son todas las cosas que desconoces de mí, de él, y de ella…

Mi PATRIA es el sentimiento que te devuelvo con una sonrisa, mientras tú me dices negro de mierda, y te envuelves en el odio que me tienes sin siquiera conocerme…

Mi PATRIA está agotada,

pero mañana, a pesar de ti… seguirá luchando.