Féminas...

Suculenta

A diario desafío a tus labios invitándoles a beber de mi.

La fuente que emancipa este deleite pende de mi ombligo, y su fuerza se acelera solo con el olor de tu aliento.

Hemos destruido los cimientos de lo que entendíamos como norma, abriéndonos como girasoles jóvenes de cara al sol.

No hay más, somos tú y yo.
Desnudas y abiertas en canal tomando el control de nuestras vidas,
sumergidas en el claro oscuro de nuestras pieles erizadas, hambrientas de un descubrimiento inesperado abundante y amoroso.

Me pierdo entre tus pechos de miel
y me engancho a tu fina cintura como el único refugio ante el placer que me embiste.

Nuestros rostros lo dicen todo…
Se escuchan generosos gemidos ante la incesante marea de fuego que se desliza entre nuestros rizos.

Se ha desbordado la presa, el cosquilleo orgásmico que contrae el abdómen de nuestra lujuria, libera toda la presión que le ha cabido.

Se ha roto la hora
y su manifiesto acuoso llega a través de la desembocadura suculenta de nuestros sexos humeantes…

📷 @_prettyoddartist

#erotismopoético
#blackart
#erosenguardiapoet
#poesíaerótica
#quinnymartínezhernández
#pansexual
#cuerpoymemoria
#placerlíquido
#amorpropio
#micuerpoesmío
#literaturaerótica
#umamiuncorazónerotizado
#lasprostitutasdemimaginario
#lasvidasnegrasimportan✊🏽✊🏾✊🏿
#noesno

Poesía

 Masturbation

Amor propio…

Aparece entre el asombroso sendero azul marino que me invita a pasar.

El fondo y sus elevadas paredes se impone ante los ojos sedientos de estas ganas locas de nadar en las corrientes de sus aguas edulcoradas.

Puedo sentir el placer recorriendo mis entrañas cuando mi mente se pone al servicio de su majestad cachonda…

Los toqueteos son cada vez más certeros.

Flota mi imaginario y se pervierte a gusto.

Masturbarme toda…

Introducir mis deseos entre los pliegues de mi vulva, y acudir al llamado de mi clítoris electrizante logra el efecto que deseo.

Sumercé llora y mis manos la arrullan…

Siento y pienso en todo lo que me gustaría de tu yo ausente…

Encuentro autonomía y agitado placer en el roce con la superficie de lo que me sostiene.

Sacudo la flojera y erecta me compongo…

¡Ayy, Pan bendito!
Bendita sea la hora en la que descubrí que ser amada es justo, pero amarme es necesario.
📷 @eromaticax

#erotismopoético
#quinnymartínezhernández
#placerlíquido
#sensacionesqueduran
#micuerpoesmío
#poesíaerótica
#umamiuncorazónerotizado
#lasprostitutasdemimaginario
#narrativaerótica
#literaturamigrante

Poesía

Body of proof III

En el metro: » Estás gorda»
La señora de enfrente me mira ruidosa…

Me observaba como queriéndome decir algo -no la entiendo-. Quizá porque soy gorda y llevo una falda corta y se me ve la entrepierna -me digo a mi misma-.
Tengo los muslos gruesos y eso evita que pueda cruzarlas, entoces me pongo la bolsa encima, y hago que las asas de la mochila caigan en medio, haciendo un escudo que contenga su mirar.

Ella no deja de oscultarme -estoy por pensar que le gusto, pero no-. No siento que sea de su tipo…

Minutos después el asiento de al lado queda vacío, la mujer de mediana estatura, tes blanca, ojos claros y visiblemente molesta, se levanta del puesto de enfrente, se sienta a mi lado y me dice: «Las mujeres embarazadas y con la barriga tan grande, no deberían ponerse faldas tan cortas, porque llega un momento en el que es difícil de llevar, y no se ve bien.» Quedé de una pieza.

Su acento argentino me llegó a la rabia y no frené el impulso. Con mi ímpetu caribeño respondí: «¡Señora, no estoy embarazada, estoy gorda. No se meta con mi forma de vestir y preocúpese por lo que usted lleva puesto!»

Mi enojo era un parón a las repetidas ocasiones en las que he callado.

Dos mujeres que escucharon cómo me violentaba con su comentario odioso la abordaron, haciéndola saber que había estado fuera de lugar…

Ella respondió: «No soy racista, ni nada. Soy feminista y hay que decirle a las otras mujeres cuando van muy mal vestidas, para que lo arreglen y se vean mejor…»

Me levanté con la falda recogida y un poco más alta de lo que estaba. Mientras bajaba expuse mis muslos con todas las «imperfecciones» que molestaban a aquella doña.

Lo que no sabe ella, es que ese dia me sentía la mujer más linda del mundo, y nada de lo que me hubiera dicho, iba a romper con la magia de la noche de pasión y gozo absoluto que me esperaba.

Mi cuerpo no es cosa tuya, te repito. la gordura que habito no es un drama. Soy obesa y eso no es un delito. Soy obesa y así me lo permito.

Porque vivir en un mundo que constantemente te recuerda que «no cabes» y «que eres fea» ya supone un mundo.
Mi barriga, mi culo, mi celulitis y mi dieta, son mías 🤫.

Ilustración:  @p__loki

#quinnymartínezhernández
#respeto

Poesía

El cantar de un cuerpo tibio

Ese de repente en el que tú y yo jugamos a ser y a pertenecer; sumidos en el más dulce deseo de poseernos infinitamente.

Me tomas entre tus brazos como si fuera una pluma y me sumerges en el perfume de nuestras pieles que conjugan el verbo estar a plenitud.

Me gustas…
Me gustas mucho más cuando jugamos a que nadie nos mira para perdernos el uno dentro del otro.

Me gusta besarte hasta la saciedad de esta sed adulta y consentida.

Vamos a darnos todo el amor que nos quepa, hasta que nos quepa…

Perdamos la cordura en los charcos de tus ojos extasiados, agonía de humedales sin fondo.

Cuerpo y memoria de un amor que llevaré en el recuerdo de mi álbum libidinoso, toda la vida.

Guardo la sensación de tenerte tan adentro que… a veces cierro los ojos y… me vengo a mares…

Ilustración:  @qualih

#erotismopoético
#sensacionesqueduran
#orgasmoinfinito
#pansexual
#quinnymartínezhernández
#poesiadelcuerpo
#poesiaerotica
#literaturaerótica

Poesía

Body of proof II

Cansada de los: «estás gorda I»
📍 «Si bajaras un poquito de peso…»
📍 «Con esa cara, más delgada… estarías de infarto…»

Los cuerpos fuera de la norma también sienten
mi cuerpo siente.
No sé si el tuyo siente
pero el mío si.
Siente y tiene todo el derecho a sentir.

Mi cuerpo es mío aún con los pezones presos…

Siente dolor y gozo.
Siente pena y siente rabia.
Siente calor y frío.
Siente toda la pasión que le habita
y desprende su perfume erótico ante el estímulo adecuado.

Los cuerpos fuera de la norma como el mío, son cuerpos parlanchines, incapaces de silenciar la voz de su presencia.

Mi cuerpo, por ejemplo mi cuerpo, se excita y se eleva.
Se eleva como una pluma que arrastra el viento.
Se entrega al ser amado, al deseo y a lo prohibido
en contra o a favor del tiempo.
Siente tanto que se quema…

Los cuerpos no normativos, como por ejemplo el mío, no tienen que justificar su grandeza.
No hay nada malo en mis formas, en nuestras formas.

Para gustos los colores, los sabores y diversos olores.
Soy una mujer grande, bella, de risa vasta y rabia espesa.
Para mí, la gravedad no es una pena.

Soy amante del buen sexo y de los orgasmos en cadena.
¡Qué vivan las ganas de amar!
Que me coman a trozos para después beberme entera.

A mi cuerpo le cabe una yarda de noches con lunas enteras
una descarga de besos y la chamusquina de dos cuerpos que en consentimiento se condenan.

Mi cuerpo no necesita de tu gastada aprobación.
Mi cuerpo soy yo, y tú, aquí, ni sumas ni restas.

Ilustración: padrazzo

#erotismopoético
#quinnymartínezhernández
#sensacionesqueduran
#cuerpobello
#micuerpoesmío

Poesía

Body of proof

El mundo se ha acostumbrado a vernos sufrir.
En lugar del oprimido nos ha colocado,
en el de chivo expiatorio y presa fácil de sus retorcidas intenciones.
Como ignorantes descalificados.
Como autistas e inhumanos.
Para ellos nuestra felicidad es un escándalo, porque así como se avergüenzan de tenernos cerca, les gustaría que nosotras sintiéramos vergüenza por existir en esta piel.

¡Soy una mujer negra!
Ellos no conciben nuestra felicidad como algo genuino.

Les jode la perfección en nuestra risa y la alegría de nuestros cuerpos sonoros.
La supremacía de sus estados nos ha movido como fichas en un terreno de aspiraciones baldías.

Nos miran con lastima y con asco.
Suponen de nosotros la mayor ignorancia, pero se apropian de todo lo valioso que el «ignorante» posee.
Nos hemos vestido de fuego, portando sobre nuestros hombros la pesada carga de todo lo que nos aqueja, asumiendo el lugar que ocupamos.
Sostenemos la lucha con la sangre de nuestras uñas partidas, y las ampollas en la planta de los pies.
Callamos y nos ponemos la máscara del humano conforme, desprestigiado, sumiso y relegado…
Entonces, nos sentamos a ver cómo el blanco recurre a su estrategia de salvador,  para tenderle a esta -risa impostada- un abrazo que hermana su odio con nuestra aceptación.
Esta gente no sabe de empatía; no entienden nada porque su raza nunca ha sido lapidada ni a vejaciones sometida. A causa de estos versos, ya puedo ver  a los blancos frágiles echando espuma por los ojos…


Pero ellos lo saben; su color es un pase eterno de garantía. No hay supuestos, no hay odio, no hay ignominia.
¿De qué empatía me habla un blanco que dice no haber nacido tirano, respondiendo con tiranía?
Midiendo hasta el último centímetro de nuestros  cuerpos para invalidarlos por no ser cosa fina.


Hablo de mi: según sus estándares, mi culo gordo y negro no cabe en los asientos de su normativa esclavista.
Mis tetas caídas y los rollos de mi espalda son despreciables y ni a la fuerza en sus estándares encaja. Pero aún así resisto, resistimos…


Llamas encajadas entre los dedos de los pies, y las espinas de sus rosas en las palmas de nuestras manos.
Aquí seguimos, más fuertes y con una risa más acorde a su desprecio, bajo el grito inaudible de nuestras demandas y la raza que nos representa, la que bajo su arrullo nos acuesta y nos levanta.


Amado Dios, si existes, te pido mano dura para el verdugo hostil y despiadado que nos pone a los pies de los caballos cada vez que nos entra el valor y protestamos.
Porque nuestras muertes a cuenta del tirano ya están firmadas como legítimas e irreprochables…


A pesar de todo eso,  el amor es más fuerte y nadie nos quitará el placer que por derecho propio nos corresponde sentir, gozar y replicar.
¿Y qué dices de este flow tan poderoso?

Ilustración: gafar_oluwabori_art_creator
#poesía
#combatirconlapalabra
#quinnymartínezhernández
#escribiresparavalientes
#stopracism

resistencia

Narrativas propias: la importancia de la escritura de las mujeres negras

Originalmente escrito para la Revista Negxs

por plataformaceroblog, posted in nota editorial

Mientras escribo este artículo contemplo la diversidad de la escritura de nosotras, las mujeres negras; narrativas que atraviesan la raíz de nuestros orígenes y la memoria del cuerpo que absorbe los recovecos de nuestras emociones. Las temáticas que rodean al feminismo antirracista poseen un léxico nutrido, combatiendo a diario al maldito síndrome de la impostora que se cuela por las hendijas de lo que representamos positivamente para hacernos sentir incapaces.

“Escribir, para mí, es la gran protección”.

Toni Morrison

Es tan única la forma en la que escribimos, que de plano, insisto en que es necesario contarnos sin parar. Es una manera de hacer que se nos conozca desde adentro, rompiendo así con la cadena de estereotipos sembrados en la memoria colectiva. Como escritoras podemos caer en la tentación de querer parecernos a las autoras que leemos, también soñamos con vender millones de libros como Chimamanda Ngozi Adichie, o leer tantos libros como nos de la vida para dar ese toque “intelectual” a lo que hacemos. Tendemos a cuestionarnos en todos los aspectos que van de cara a lo público, porque se pone en tela de juicio cada palabra y cada gesto que de nosotras nace, potenciando la falta de reconocimiento de nuestras singularidades, como en todos los aspectos de esta sociedad que nos margina sin sentido, —convirtiéndonos en objetos figurativos de colectivos que, practican abiertamente el concepto de la cuotas para parecer diversos e inclusivos—.

Existe la falsa concepción de que hay que escribir “cosas fáciles de vender”, de que una escritora para triunfar tiene que escribir libros que se parezcan a otros, y que solo aquellas que narran desde lo autobiográfico, llaman la atención; “porque esas historias son las más vendidas” y tienen un “algo” que hace que la gente los compre. En efecto, los libros que más se venden tienen la singularidad de ofrecer a los lectores ese “algo” que buscan, un sello identitario particular que les atrapa, esa cuestión única que enamora y nos convierte en fans de la forma en la que nos relatan, pero no es necesario copiar a las otras, eso no nos convierte en escritoras. —He visto con mis propios ojos como en el negocio editorial están acostumbrados a vernos sufrir y a relatar nuestras historias de dolor, una y ota vez. Parece que lo que no refleje sufrimiento y que se de esa narrativa sufrida no tiene mérito— ¿A caso las corporalidades racializadas solo deben escribir desde el dolor?

Por este motivo, una de las cosas que siempre trabajo en los talleres de escritura que facilito, es buscar una voz propia. Esa que solo es posible cuando entendemos que escribir no es fácil, porque es un ejercicio de realización personal que conlleva dedicación y compromiso. Cuando lo hacemos, todo nuestro cuerpo se pone en función de ello, hay que hacer esfuerzos porque las palabras no salen de una taza de té, e involucra nuestras emociones. A medida que empezamos a hilvanar un texto, nuestro cerebro se organiza de una manera tan increíble que las ideas fluyen y nuestras manos no tienen otra salida que ponerse en movimiento; tejiendo párrafo a párrafo con naturalidad; y llegar allí cuesta. De eso saben mucho las papeleras, el botón de eliminar de nuestros ordenadores y todas las mujeres que, a pesar de tener la idea de lo que desean narrar, se enfrentan a bloqueos y a los giros drásticos de sus historias.

También es importante comprender que, más allá de la gramática y de las cuestiones ortotipográficas, hay algo que no se puede explicar. La magia de lo no escrito. El hechizo de esa voz que nace como una estrella fugaz y que luego planea insistente sobre nuestras cabezas. Entonces, sólo entonces, nace la necesidad de escribir. Nace una escritora en potencia, y con cada historia se convierte en historia. Escribir es para valientes y no es cuestión de parecerse a las mujeres que leemos, tampoco en compararnos, ¡lo escrito, escrito está!

Mientras escribo este artículo contemplo la diversidad de la escritura de nosotras las mujeres, sobretodo la de las mujeres negras; narrativas que atraviesan la raíz de nuestros orígenes y la memoria del cuerpo que absorbe los recovecos de nuestras emociones; sentimientos permeados por una realidad que sistemáticamente nos pone a prueba, descalificando en muchas ocasiones la razón que motiva el oficio de escribir en nosotras. Eso no evita que entremos en lo profundo de nuestros imaginarios para narrar el cuerpo y todas las sensaciones de inconformidad y dicha que a diario nos guardamos y que no verbalizamos por temor; muestra de ello, es la cantidad de imágenes dramáticas que hacen que nuestro discurso literario sea el manifiesto de una lucha que no cesa, porque el simple hecho de escribir siendo una mujer negra, ya es un acto de resistencia, un grito de vida, un orgasmo a plenitud.

“Escribo para contar las historias que atraviesan nuestro territorio».

Keshia Howard Livingston

Cada pieza busca trascender su propia existencia, reivindicando nuestro lugar en una sociedad que históricamente nos cierra las puertas del universo literario. Es allí, cuando elevamos el volumen de las historias que hablan alto y claro acerca de los cuestionamientos explícitos, dentro de los espacios que nos oprimen; exigiendo justicia y reconocimiento a través de relatos que interpelan la realidad de un pasado que nos persigue, y de un presente que se resiste a no ser contado. Cada obra publicada se convierte en la materialización de un sueño, concretando así, todo el miedo que nos habita previo al nacimiento de la misma.

“Si no nos contamos, nos traicionamos”.

Lucía Mbomío

Nuestras publicaciones constituyen la proposición de ocupar los espacios vacíos en la literatura e historiografía en torno a la mujer negra que lucha ciontra la violencia epistémica, transmutando todas las imágenes negativas, analizando la memoria colectiva y descubriendo las vertientes en las que estamos presentes dentro y fuera de nuestros espacios seguros. Hablar sobre la familia, el amor, el sexo, ciencia, tecnología, tratados complejos, análisis político, crónica, reportaje. Las temáticas que rodean al feminismo antirracista poseen un léxico nutrido, combatiendo a diario al maldito síndrome de la impostora que se cuela por las hendijas de lo que representamos positivamente para hacernos sentir incapaces.

—estoy segura de que cuando nace una escritora, nada detiene el arrojo de su verbo. Su narrativa se empina singularmente poderosa, sobreviviendo a cualquier adversidad—. En el 90 por ciento de las veces, acudiendo a las costosas ventajas de la autoedición para abrirse un espacio dentro del negocio, puesto que, en la actualidad, las grandes plataformas editoriales, antes de proyectar a una escritora garantizan un mínimo de ventas, y su mayor aliada en este caso es la representación además en las redes sociales, y la proyección a futuro en las mismas. Creo que de esta manera, se pierden la esencia madre de la escritura: El talento y la naturalidad…

—No hay que decirlo con la boca chica, escribir nuestras historias nos representa, de esta manera verbalizamos discursos propios, convirtiéndonos en multiplicadoras de la herencia cultural ancestral y dialéctica que nos habita. Un legado que solo puede ser contado por nosotras mismas, convirtiéndonos en referentes dentro del mundo literario moderno.

—Es importante que sigamos escribiendo, que no nos detengamos en la búsqueda de ese género literario que nos mueve: Poesía, novela, relato, cuentos infantiles, o crónica, porque solo un corazón que escribe conoce el dolor de la flecha que le atraviesa—.

Busca tu fuente de inspiración, entra en ti, escribe lo que sientes. No te detengas ante nada ni nadie.

resistencia

Memoria histórica: migrar lo migrado

Originalmente escrito para #plataformacero

por plataformaceroblog, posted in nota editorial

La memoria migrante sigue siendo la gran silenciada, la que no se escucha, no se lee… Y tampoco se ve.

Los relatos oficiales transmiten el uso de un discurso hegemónico que remite en la mayoría de los casos a la memoria industrial y tecnológica de las ciudades; estos relatos perpetúan la violencia epistémica que es imperceptible y que inescrupulosamente ha ido dañando, silenciando y blanqueando —reescribiendo— la historia a su imagen y semejanza.  

Desde mi experiencia, los imaginarios se materializan mediante historias escritas del puño y letra de los/las sujetos/as activos/as dentro de las comunidades que emergen haciendo visibles las particularidades del territorio, invitándonos a la reflexión sobre cómo la construcción de occidente legitima a las distintas jerarquías raciales sujetas por relaciones de poder.

 —La memoria no es lineal. Cuando suceden los hechos hay muchos ojos puestos en ello, pero no todos ven las mismas cosas. Hay bifurcaciones, y en estas grietas están ubicados los relatos de los cuerpos migrantes —.

Creo firmemente que las acciones de los programas de interculturalidad son importantes para la proyección de espacios seguros, promoviendo así una escritura testimonial que pone sobre la mesa la lucha de los oprimidos. Colocar el foco sobre esta parte de la historia hace contrapeso a la violencia que se ejerce sobre los cuerpos racializados. Actualmente, y gracias al despertar de diversos frentes organizados con fines colectivos, hemos ido haciéndonos conscientes de que debemos descolonizar el compendio que forma el grueso de la memoria histórica de occidente, asimismo las narrativas que idealizan los procesos migratorios —tenemos que apropiarnos de la palabra y contar verdades que se han ocultado a lo largo de nuestras vidas. Es necesario escribirlo todo, pero más importante aún, los sucesos que nos han sido narrados por nuestros ancestros/as.

La escritura tiene un poder de seducción nato cuando la narrativa fluye desde el interior de quien la hace. Escribir desde nuestras experiencias, deseos e ilusiones, es una manera de visionar el territorio —claro está, desde un punto de vista no oficial.

Volver al origen del concepto de Memoria Histórica, nacida para divulgar acciones conjuntas de los pueblos en beneficio de la justicia social y para no acallar las voces frente al opresor, es un derecho, pero sobretodo es un deber. Ejercitar este derecho es democratizar la información y una manera de cimentar la memoria colectiva que visibiliza cómo en realidad se viven las ciudades desde lo político, social y cultural.

Repito: escribir es un recurso al cual acudir para asentar la memoria a través de historias individuales y/o colectivas. Estas narrativas están incrustadas dentro del desarrollo de las urbes y de sus individuos, y como herencia, van dejando retazos vívidos sobre el latir del asfalto. Los ecosistemas sociales adquieren forma gracias a las personas que los habitan y a los relatos cercanos al sentimiento de añoranza y de «tiempos mejores», como dirían las abuelas. —La historia que trasciende el territorio no es lineal. La memoria migrante no se desconecta de su lugar de origen, al contrario, se entrelaza con un aquí y un allá constantemente.

Migrar lo migrado hace parte de un todo que atraviesa al cuerpo. Experiencias que se viven dentro del mismo territorio:  la inseguridad frente al racismo que se ejerce sobre la ciudadanía de a pie, la adaptabilidad, los olores, los sonidos, las pisadas, la trastienda a la luz de la noche, el calor y el frío. Todos y cada uno de estos factores constituyen la memoria emocional e histórica de cualquier familia, barriada, pueblo o colectivo.

Más allá del relato hegemónico hay un horizonte esperando ser leído en voz alta. No se puede dimensionar, por ejemplo, la emoción explícita en la escritura de la diáspora. Estas narrativas están empezando a tener un alto impacto dentro de las sociedades literarias modernas, sin embargo, no se ejemplifica a la hora de contextualizar las dinámicas de inclusión social porque siempre se cataloga al migrante como un objeto inanimado, carente de una opinión válida, sin agencia.

historias de fémina...

LAS PROSTITUTAS Y YO…

Y así, nuestras madres y abuelas, con más frecuencia que no de
forma anónima, han transmitido la chispa creativa, la semilla
de la flor que nunca esperaban ver, o como una carta sellada
que no podían leer claramente.
—Alice Walker—

Tek we yo gat, and du we yo waan
—Refrán raizal—

Este poemario trae consigo un bonito encuentro con un imaginario que se posa frente al fuego de realidades vividas. No hay utopía en estos versos, es posible sentirlo todo. Editado por El Ojo de Poe, con un prólogo escrito por Diara Ballo, y la maravillosa portada de @gibreelii empezamos el viaje.

Han pasado dos años desde que ‘Umami Un corazón erotizado’ llegara a mi vida, y la resolución está hecha: escribir para embalsamar los dolores de la carne, y también para encumbrar el gozo que es capaz de sentir este cuerpo rabioso. «LAS PROSTITUTAS DE MI IMAGINARIO» son eso, las veces que me imaginé siendo puta en medio de mi situación migratoria irregular en España, país en el que vivo actualmente. Creo firmemente en que de todo se sale, entendiendo que solo es posible si se tienen las herramientas posibles para empujarte a salir adelante, a pesar de… Cada cabeza es un mundo y cada cuerpo está atravesado por sus propias experiencias, miedos y retos. No sé si me perdí de algo habiendo podido esquivar ejercer el oficio más viejo del mundo, lo que sí tengo claro es que lo escribiría todo, así como en este poemario de prolificas emociones.

Ustedes, mis lectores y amigos blogueros son la semilla que me ayudó a seguir el instinto y acallar las voces de la impostora que me habita. No se imaginan lo que he podido lograr escribiendo !GRACIAS SIEMPRE¡

🩸 Si te apetece leerlo, puedes comprarlo en el siguente enlace: https://elojodepoe.com/libros/las-prostitutas-de-mi-imaginario/

Poesía

¿Y qué?


De mis caderas cuelgan los sueños de estos pasos.
Me han dicho tantas veces que no
que prefiero no hacerme ilusiones.
Me hago mayor…
Los cráteres detrás de cada espinilla que me sale
hacen parte de un discurso renovado de aceptación absoluta.
Los diálogos con mi yo migrante no dejan de migrar.
Un día están aquí
y otro día están allá.
y al otro día me arrepiento de querer morirme…
Porque la vida es una sola
y nadie ha vuelto de la muerte a contarme qué se come por allá.
Y yo soy hija de mi madre: como de todo
pero no todo es como me gusta…
Cada día más ciega
más hambrienta
y con menos ganas de comer.
El amor ya no me va con prisas
cada vez me gusta más despacio
y gemir me cuesta
se me sube la tensión.
El otro día después de un polvo gasolina el vecino me miraba como si llevara las bragas de sombrero.
No espero al sol del amanecer porque igual mañana amanezco en marte.
Mi alergia a lo amargo es cosa de antes
ahora la llevo en la sangre.
No duermo porque despierta me imagino pagando lo que debo
Netflix me secunda…
A ratos sueño con ser delgada para entrar en los viejos pantalones de mi madre
y con ganas de verano
aunque me muera de asco.
¡Vaya enero!
¡Y qué decir de febrero ¡

📷 @nkem_odeh.ifeyinwa

#quinnymartínezhernández
#poesíadelcuerpo
#poesiamigrante
#mujeresqueescriben
#poesía

historias de fémina...

Luces y sombras

Florece mi imaginario entre los pinos y claros de esta selva a veces agreste.
Comparte tu olor territorio con mis inseguridades
todas ellas presentes
taladrando la voz interior de la exacerbada figura que poseo.
Soy la dueña de un cuerpo grande y curvilíneo, casi infinito.
Pero, la realidad en este relato imaginario es otra…
Tengo el control de lo inesperado.
Debajo de esta piel se oculta una mantis con ganas de perderse entre la sangre de tus ojos
para llevarte al pilar de sus deseos.
También podría alimentarte con los insectos de su tierra fértil,
y abastecer tu necesidad de ese algo distinto, y que te haga más sensible al roce.
Si las dejas
llenará tu despensa de deliciosas viandas
atándote a los folículos pilares de su lunática pubis.
Quiere que tu fuego evapore los líquidos que emergen del llanto gozoso de sus entrañas complejas.
Morderte con el zumo de sus pechos azucarados.
Higo maduro son tus pupilas.
Agua fresca son tus brazos.
Alimento morboso desatado entre las líneas de este suculento relato.

🔖Ilustración @qualih

#bufélibredepalabras
#erotismopoético
#poesiadelcuerpo
#placerlíquido🍇
#quinnymartínezhernández

historias de fémina...

La escritura de Ada

Para tener en cuenta: Según el Banco Mundial, las mujeres son en la actualidad casi la mitad de la población migrante del mundo, y su número no hace más que aumentar. Puede parecer una información superficial, y sin sin importancia, pero explica en gran parte el cambio en las corrientes migratorias, y cómo la migración femenina alcanza la importancia a todos los niveles a la masculina. Dicho esto: Las mujeres migran tanto como los hombres, y con ellas una gran cantidad de historias que pasan de madres a hijas. Relatos que nos atraviesan, tejiendo una red de sitios comunes entre nosotras sin importar nuestra procedencia.

PlataformaCero

ANTONINA ADA OKENVE OBIANG, es una joven guineoecuatoriana nacida el 14 de septiembre del 2000 en la ciudad de Getafe (Madrid). Cursó sus estudios secundarios y de Bachillerato en el Instituto La Salle de Lea en la ciudad de Bata, y actualmente se encuentra terminando su Grado de Psicología en Barcelona. Desarrolló su amor por la lectura desde los 6 años, y por la escritura, a partir de la composición de canciones, a los 10. Sin embargo, no fue hasta los 15 años cuando empezó a cultivar de manera un poco más consciente su gusto por la escritura, siendo en 2018 el año en el que ganó su primer concurso de literatura en el certamen de Guinea Escribe organizado por el Centro Cultural Español de Bata con la obra Hiedra. Dentro de los géneros literarios existentes, se identifica con el género narrativo, aunque últimamente se desvía a lo que…

Ver la entrada original 1.417 palabras más

historias de fémina...

27.02.22

Enlace para compra: 👇🏾

https://elojodepoe.com/libros/las-prostitutas-de-mi-imaginario/

🩸Mañana es el día escogido, significa mucho para mí y para mi familia. Es el primer cumpleaños ausente de mi hermano #aroldito y por eso he decidido vestirme de poesía para en su honor festejar el amor tan grande que por el sentimos.

🩸#lasprostitutasdemimaginario @elojodepoe, vienen cargadas de emoción bonita, de la que no se puede evitar.
🩸 Mañana damos inicio a la preventa con una ilusión muy grande; me cuesta creer que este segundo poemario ya esté aquí.

🩸 Quiero agradecer a @tititraico @laflordeltamarindo @hervas_sandra
Por el acompañamiento en días de trueno.
Gracias míl 🖤💜🤎❤️

#erotismopoetico
#mujeresqueescriben
#poesía
#quinnymartínezhernández

historias de fémina...

Florecen mis prostitutas

🩸Me complace invitarles a hacer parte de este segundo escalón en mi carrera como escritora de poesía erótica, miles de versos que evocan la memoria del cuerpo, recuerdos de lo que fue y de lo que nunca será…

🩸Con un prólogo de @diarabi.88 el diseño de portada de @gibreelii y la edición y apoyo constante de la editorial @elojodepoe, llega a todos nosotros este poemario cargado de revelaciones y de prosa punzante.

🩸 Agradezco enormemente a mi editora Inmaculada, por el cariño, mimo y paciencia que ha tenido conmigo durante el último año, !No ha sido fácil¡

💜 @buba_bozon ¡esto va por tí!

🩸 Gracias mil a todos ustedes que me acompañan a diario desde este rincón lleno de ilusiones, por el apoyo constante y las miradas de generosidad y abundante empatía.


* Consígue tu ejemplar en: https://elojodepoe.com/

A partir del 27 de febrero de 2022.

#poesíadelcuerpo
#erotismopoetico
#mujeresqueescriben
#quinnymartínezhernández
#aroldito
#bro
#gracias

INVITADO

Plataforma Cero: Otro tezcatl por Alejandro Rabelo García

«La palabra como alimento de nuestra motivación, una búsqueda infinita de acordes para conjugar verbos que se adhieren de manera coherente, a la espistemología de las narrativas migrantes…»

PlataformaCero

Esta semana iniciamos con las intervenciones de nuestro editor Alejandro Rabelo García, que a través de sus columnas nos orienta acerca de la importancia de la escritura como herramienta de resistencia para las corporalidades migrantes. Desde aquí abrimos la ventana a un universo de maravillosas posibilidades. ¡Disfruten de la lectura!

Julián García Pola, mi bisabuelo materno, nació en la década de 1870, en Murcia, España. Dado que su único hijo -mi abuelo- nació en 1924 en Villahermosa, México, no perteneció a la generación del Exilio español, término con el que conocemos a quienes huyeron de la península ibérica, como muy tarde, a partir del golpe de Estado de Franco en julio de 1936. Jamás se asumió como exiliado, ni siquiera como migrante: Era un español con esposa indígena y progenie mexicana.

La huella del Exilio español recorre México y el larguísimo siglo XX de 3 generaciones: Ninguno asumido…

Ver la entrada original 1.539 palabras más

Poesía

Iris «Quinny» Martínez Hernández

«Lo voy a intentar tan fuerte que al fracaso le costará no dejarme el camino libre; si me caigo me levantaré, pero nunca dejaré de escribir, me lo he prometido a mí misma«

PlataformaCero

42 años, periodista y poeta afrocolombiana, raizal del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, residente en Barcelona, España.

Egresada del proyecto Código de Acceso de Casa Editorial El Tiempo; diplomada en cultura, medios comunitarios, opinión pública y participación ciudadana, por la Universidad de Cartagena y Mincultura Colombia.

Autora del poemario Umami, un corazón erotizado, publicado por Diversidad Literaria en el 2020. Escritora de poesía erótica en su blog Vulvaginación, creadora y editora del proyecto para escritores emergentes, PlataformaCero, idea que nace de la necesidad por tener espacios para crear literatura desde la riqueza de las narrativas de escritores emergentes y migrantes del continente africano y Latinoamérica.

«Cuando escribí Umami me encontré con un sesgo enorme por parte de mi editor, que, con su mirada eurocéntrica, quiso en momentos del proceso de edición, castrar mi manera de decir las cosas con algo que no…

Ver la entrada original 218 palabras más