Poesía

Revolución

Expandir mis orgasmos hasta el cielo del mundo.

Contraer la sensación de parir felicidad

y sentir cómo avanza el desahogo en diminutas partículas lúbricas de magma.

Tomo el control de estos temblores como quien cabalga a una fiera asilvestrada.

Es cuando empiezo a sentir cómo se desbordan los ríos hasta ahora secos de mi amor propio,

ríos que yacen en mis terrenos,

regando los caminos con el gozo de este monzón,

caminos que atravieso como fugada de una cárcel negrera.

Rompen mis caderas en un movimiento constante,

se aceleran los latidos hasta volver a juntar mis pedazos,

uno por uno.

Vuelvo en mí, exultante.

Rota…

Rota de un placer que hasta ahora,

solo me lo ha prodigado el amor que me tengo,

con la ayuda de mis muchas manos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s