historias de fémina...

Los amores de Lucía

Mr. Hudson, salió del viejo portal del edificio de los claveles hacia la calle del oro, por el pasaje de las frescas a ver qué ocurría. Eran las tres de la madrugada; había escuchado un par de disparos que salían desde aquella esquina; se asustó y corrió casi desnudo en su búsqueda, se le había clavado una sensación extraña en el pecho, era ella, y él lo sabía. La negra Lucía, su acompañante de noches de embriaguez y sosiego, pero… ya era tarde. De frente a su cuerpo inerte, yacía armado un hombre de más de dos metros de estatura, lloraba desconsolado mientras cantaba los versos de un lamento ininteligible. Lucía cayó de rodillas encima del banquillo que usaba para sentarse a descansar; en esa esquina había ejercido la prostitución durante más de diez años, huyendo de algo de lo que nunca hablaba; se le quería, era una más…

Photo by Dids on Pexels.com

El hilo de sangre corría por en medio de los adoquines de la acera cuesta abajo, la había matado el hombre del que pensó se había librado. De repente, y ante la presencia de los curiosos que acudían desconcertados a la fatídica escena, el hombre bañando en llanto, apretó el gatillo, y se pegó un tiro después de gritar: “Maté a la puta porque era mía. entretanto, Mateo Hudson, descamisado y desconsolado, sostenía entre sus brazos a la que durante muchos tiempo fue su amiga, alcahueta de un amor morboso y senil…

5 comentarios sobre “Los amores de Lucía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s