historias de fémina...

Adentro

Tenía las manos atadas a los hilos de un aprendizaje muermo.
Evitaba mirarme al espejo inquisidor que me lo prohibía todo.
¡Se acabó!
Todo aquello en lo que creía respecto a mi cuerpo se acabó.
Ahora sé cómo, y dónde tocar.
Ahora me conozco.
Suelto los amarres recurrentemente, navego en la densidad de mis océanos celestes.
Desdoblo carencias y resucito de la viva muerte.
He descubierto que mi vulva acuña bastos prados de hierba virgen, verdes luminosos por explorar;
gemidos nuevos que entonar…
Estoy feliz de introducir mis dedos ilusionados, al fondo de esos encuentros conmigo misma;
habitando otras sensaciones.
Risas, contracciones que dan vida y lágrimas de orgasmos teñidos de novedad con erótico encanto.
Masturbarme una y otra vez, con o sin auxilio mecánico…
Tsunami incontenible…
Me deshago en sublime éxtasis;
revolcándome entre algo que se imprime de a poco, en la entrepierna de lo que antes era solo llanto…
Me masturbo y soy feliz.
Me masturbo y descubro la infinita gracias de la santísima trinidad de mi sexo: Vulva, clítoris y orgasmo santo. 💜🖤❤️

📷:#mikeparisella
✏️: Para más de: “Bufé libre de palabras”

https://erosenguardia.wordpress.com/bufe-libre-de-palabras/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s