MICRONOLATO

LA CASA DE LAS CITAS A CIEGAS. PARTE VIII.

INTRODUCCIÓN

Para cuando se dieron cuenta, habían pasado cuatro horas. Mariana y Tomás, habían conversado de tanto, que parecían conocerse de toda la vida. El joven abogado, no había distraido su atención ni un sólo minuto, escuchó la historia de Lucila, detenidamente y sin casi parpadear. La cirujana habitó la piel de madre con remordimientos, y, se encargó de contarle acerca de la vida de su hija, desde el instante mismo en que nació, y, el papel tan mediocre que ella había ocupado en ella. Tomás, estaba preparado para darle la sorpresa a la mujer que le había movido la existencia,  la que había sido capaz de romper sus esquemas, y estaba convencido, de que era una de las mejores cosas que había hecho en su vida… Nada le sorpendió, la situación en la que vió a su madre, le había preparado para la vida. Se había hecho hombre sabiendo que cada cabeza era un mundo y que cada mundo tiene sus dilemas…

Al dia siguiente, luego de una jornada llena de lágrimas, y de introducciones casi prosáicas, ladeadas en un poema de realidad. Mariana, Tomás, y Moranco, abordaban el avión para ir a desvelarle a Lucila, el descubrimiento del hombre que había marcado una nueva pauta en su vida…

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s