Poesía

Copulando

 

Copulando… A todas horas uno encima del otro, con esa necesidad mal entendida por los otros, copulando en libertad. Son como perros en celo, oliéndose y comiéndose a trozos. Todo lo solucionan en la cama o dónde mejor se acomode la incontinencia de su sexo. Él, robusto y entendido de las artes marciales, ella, ejecutiva en constante movimiento, de aquí para allá, de allá para acá. El desayuno posterior a una erección bien atendida es el pan de cada día, y la tinta roja con la que reescriben a diario sus amaneceres. Sonríen, hablan de ello y descubren poco a poco cómo poderse complacer. Se desviven el uno por el otro, prefieren lo infinito del amor. El sudor se lava pero la sangre mancha. 

Son dos apasionados de su sexo siempre dispuesto.. Materializándose en posesión, roces, besos, abrazos y el más excelso goce. No importa el calor o el frío, se aman y ni ellos mismos saben cuánto durará el para siempre que a diario se recitan. La pausa llega con ella tres días al mes, en los que él la contempla al dormir, mientras crece en su existir el cómo vivirla, el cómo tocarla, el cómo hacerla gemir y suplicar felicidad…

Una felicidad que emanan dos cuerpos al unísono que prefieren hacer el amor y no la guerra…

By: Me